lunes, 18 de mayo de 2009

VELETA CON 8 AÑOS

Por fín llegó la hora para Cristina, mi hija, una niña de 8 años, de subir uno de los "GRANDES" de Sierra Nevada, el Veleta, con 3.396 metros.Toca madrugar... el despertador suena a las 7:15 de la mañana... desayunamos con los nervios típicos para Cristina, de ser su primer tresmil, y para mí de ser el primero de quien sabe cuantos junto a mi hija... Hoy soy yo el que la enseño, pero quien sabe si el día de mañana no puede ser ella la que me abra las vías, o me lleve a quien sabe dónde...Cogemos el coche, y vamos rumbo a nuestro objetivo... SIERRA NEVADA.
LLegamos a las 8:45 a la "hoya de la mora" a 2.500 metros, y con una temperatura de 5ºC, nos abrigamos y nos ponemos a andar en dirección a la Virgen de las Nieves, a la cual, a nuestro paso por su lado le pido su "bendición" para que nos deje "cabalgar" por las laderas de su gran reino... el Veleta.
Hasta el lugar dónde se encuentra situada la virgen se progresa con rapidez, ya que no hay apenas nieve, pero poco a poco, según continuamos subiendo, esta se va haciendo cada vez más abundante, no obstante este ha sido un invierno de muchas nevadas, y a mediados de Mayo sigue habiendo aún bastante nieve, de hecho, la estación de esquí sigue abierta.
Seguimos nuestro peregrinar en el reino de las nieves, y nos llama poderosamente la atención la cantidad de montañeros que hay hoy, el día se presta a ello... hace sol, nada de viento, bastante nieve, pero no en exceso... el día perfecto... hay que disfrutarlo.
Continuamos haciendo bastantes paradas, ya que Cristina es la que hoy va marcando el ritmo, no es cuestión de "machacarla" el primer día ¿no?
Estábamos ya alrededor de los 3000 metros, y muy cerca de las posiciones del Veleta, cuando vimos llegar al helicóptero de rescate de la Guardia Civil, el cual bajó a los "corrales" del Veleta, y 2 ó 3 minutos despues le vimos salir de nuevo, había dejado a los componentes de un equipo de rescate... algo había pasado, pero no sabíamos qué... espero que no sea nada, y dejamos a los profesionales que hagan su trabajo, nosotros seguimos por el camino de la "Carihuela", que es el camino que bordea el Veleta, y da acceso a su cara SUR, pasando por el refugio que le da nombre, el de la Carihuela, en el que entramos para reponer fuerzas, y como no... para que lo vea Cristina, ya que es la primera vez que está por estos lugares y no sabía como era un refugio de alta montaña.
Aquí estuvimos casi una hora comiendo, bebiendo y descansando, y estuve hablando con gente que bajaba de la cima, y que había visto lo que había ocurrido, y que me contaron, y que afortunadamente sólo fue un susto, una situación de estas comprometidas, y que nos puede pasar a cualquiera... resulta que 2 alpinistas que habían bajado por "el veredón", que es el camino que da acceso a "los corrales" del Veleta, a su cara Norte, habían caido a una "rimaya"... ¿a quien no le ha ocurrido que vas andando por nieve blanda, de esta que te hundes y en un momento dado te "cuelas" en un agujero hasta la cintura? Pues bien, eso les pasó, pero cayeron a un agujero de 2 metros y medio, del que no podían salir... estaban bien, pero no podían salir por sus propios medios... imaginaros metidos en un agujero de esa profundidad rodeados de nieve primavera, blanda, y sólos... ¿que haríais?... pues llamar a emergencias ¿no? En fin... eso nos puede pasar a cualquiera.
Nosotros continuamos nuestra particular ascensión, y justo cuando salimos del refugio en dirección a la cima, volvió el helicóptero para recoger al equipo de rescate que ya habían concluido su trabajo... De nuevo mi enhorabuena para el SEREIM de la Guardia Civil.
Una hora más tarde, y con 2 ó 3 paradas en el camino nos plantamos en la cima, en la cual había una masificación que pocas veces he visto por aquí, conté 32 personas.
Eran las 2 y cuarto, habíamos tardado 5 horas y media desde el coche en salvar casi mil metros de desnivel, no está mal, para una niña de 8 años en su primera ascensión a un monte de más de 3000 metros, estaba orgullosísima de la proeza que había conseguido, y por supuesto yo lo estaba aún más... espero que haya muchos más.

Aún en la cima, oimos una gran Carcajada, la cual nos hizo incorporarnos para ver qué pasaba... No podíamos parar de reir... un "tipo", de un numeroso grupo de ingleses que habían subido todos juntos, y en el que casualmente también había una niña de 9 años en él, estaba "disfrazado" de la estatua de la Libertad... ¿¿?? No sé, supongo que algún tipo de promesa, o de "rito" ni idea, el caso es que llamaba PODEROSAMENTE la atención... Aquí lo tenéis:
Despues de las risas, y de las fotos de cumbre de grupo, nos pusimos en marcha en el camino de regreso, esta vez por las pistas de esquí, siempre hacia abajo, y en poco tiempo nos encontramos en el coche, no sin antes darnos unos cuantos "culetazos" y "resbalones" en la nieve.
En fin... bonita forma de pasar el día, y sobre todo, bonita forma de que a Cristina empieze a gustarle esto de la "alta montaña".
!HASTA LA PROXIMA!

6 comentarios:

isa dijo...

FELICITACIONES A CRISTINA Y A TI CARLOS YA TENES UNA GRAN COMPAÑERA PARA LAS EXCURSIONES

David dijo...

Muy bien tio!! Asi me gusta, enseñando a las nuevas generaciones a amar la montaña. Menos "playstation", y más monte...

Luis dijo...

Muy bonita la experiencia, Carlos...mi hija tiene sólo dos meses, pero voy a tomar tu ejemplo para el futuro.
Saludos

Una senderista. dijo...

Una gran proeza para acualquiera y mcuho más para una chica tan jovencita.
Bonitas fotos, cuanta nieve aún en la cumbre, tengo ganas de ir allí, pero nadie se anima.
Lo que dices en mi blog sobre el cobro del rescate, no estoy segura, pero siempre he oído que toca paragar si no estás asegurado o federado, cuando llamás a los bomberos para apagar un incendio u otra cosa, te pasan factura.
Yo he oído lo mismo de los rescate, pero a lo mejor me equivoco, nuestra ignorancia se debe que a ninguno de los dos nos ha hecho falta un rescate,jajaja.
Bueno, que sea así durante mucho tiempo.
De todas formas me informaré.
Saludos

Eva dijo...

Fantástica excursión, es interesante que los niños empiecen pronto para hacer afición.

Me ha encantado el reportaje, soy de Montañeros de Nivaria de Canarias.

Saludos

Eva dijo...

Estupenda la excursión y mas todavía cuando las nuevas generaciones también se apuntan.

Yo he llevado a mis hijos desde pequeños a la montaña, unos han seguido y otros no, pero al final y dentro de algunos años seguirán.

Saludos desde Montañeros de Nivaria en Canarias.